¡Cuánto arte!

galvanIsrael Galván volvió ayer a ponernos los pelos de punta. Esta vez en el emblemático Teatro de La Abadía de Madrid, que abrió sus puertas por primera vez al baile flamenco por la gracia y arte de Israel, por su personalísima propuesta artística, porque sin duda alguna su baile supone una audaz evolución del flamenco. Nos alegramos infinitamente de que no haya cejado en su empeño y haya conseguido hacer valer su arte a pesar de las reticencias de los puristas del flamenco. Me recuerda inevitablemente a la revolución que supuso en su día La Leyenda del Tiempo de Camarón de la Isla y estoy segura de que dentro de unos años cuando se mire en retrospectiva la evolución que ha seguido el baile todos coincidirán en que Galván marcó un punto y aparte. A este chico le sobra casta, técnica y confianza en sí mismo y eso fue, sin duda, lo que le empujó ayer a bailar pletórico y tremendo. ¡Cuánto arte!

Carlota Mateos

Author: Carlota Mateos

Share This Post On

Submit a Comment