Club Ecológico Cuesta de Patas, el nuevo Rusticae

En el pequeño pueblo conquense de Campillo de Altobuey, comarca de la Manchuela, inmerso en bosques frondosos escondidos en la frontera que separa la llanura manchega y la Serranía de Cuenca, se encuentra este pequeño paraíso que se incorpora como tantos otros al club de calidad de Hoteles con encanto Rusticae.

Cuesta de Patas, es una gran finca agrícola autodefinida como Club Ecológico. Un complejo en el que no falta de nada; compuesto por más de de 15 hectáreas repartidos entre el edificio principal, una casa de servicio, jardines, 3.000 metros de huerto ecológico, granja de animales, jardines, cuadras y tierras de cultivo.

El ecologismo es su máxima; el descanso y la recuperación de la energía vital su razón de ser. Un entorno ecológico en perfecta armonía y respeto con el medio ambiente. El huerto, de 3.000 metros cuadrados es cultivado mediante cuidadosas prácticas de respeto al terreno; sus animales, son criados en libertad con alimentación sana procedente de los cultivos ecológicos.

En Cuesta de Patas tienen un dicho «que tu alimento sea tu medicina». La mayor parte de los alimentos que se sirven han sido cultivados y seleccionados en el huerto y la granja, y tiene por tanto la certificación ecológica de calidad y respeto por el entorno; semillas sin modificar genéticamente, ausencia total de abonos químicos, pesticidas y otros venenos. Ventajas de una gastronomía  basada  en recursos propios. Para acompañar sus mejores platos, disponen de una cuidada selección de vinos tintos y blancos de distintas procedencias, manzanillas, cervezas ecológicas y champagnes.

En definitiva, una experiencia única en un espacio único para desconectar y huir del estrés y ritmo frenético diario. Para relajarse y disfrutar de las pequeñas cosas en un lugar donde confort y naturaleza se unen con una armonía perfecta.

¿Qué hacer?

Y es que a este complejo no le falta de nada; de ello dan fe sus más de tres hectáreas de verdes jardines por los que pasear, leer o simplemente desconectar, o su piscina climatizada con sauna y baño turco. Cada habitación está individualmente equipada con hidromasaje y todas las comodidades para que el confort sea máximo. Eso sí, ¡ninguna tiene tele!

Pero por si esto te parece poco, son muchas las actividades que se organizan según la temporada del año. Películas, conciertos o documentales en la sala de cine, jornadas de senderismo por los parajes cercanos, monográficos de danza del vientre, yoga y Tai Chi… incluso diversos cursos que van desde la matanza del cerdo y elaboración de embutidos, hasta cursos de cocina sana, horticultura ecológica, jardinería, elaboración de productos artesanos…

Que no te invada la nostalgia tras tu partida… disponen de una tienda con productos de producción propia con certificación ecológica, para que puedas llevarte un trocito de este pequeño paraíso.

Consulta la ficha del hotel

Rusticae

Author: Rusticae

Share This Post On

Submit a Comment