Exotismo puro en los hoteles Rusticae en Marrakech

Si quieres disfrutar de una experiencia única, Marrakech es tu ciudad perfecta. Los países árabes tienen un atractivo especial y un punto exótico que no deja indiferente a nadie. El bullicio en la Medina y la mezcla de olores es lo que te traerás como souvenirs. Así que prueba a dejarte encandilar por el misterio y el lujo de los riad que te ofrece Rusticae.

 

Hotel Dar Justo, Marrakech, Marruecos

Hotel Dar Justo, Marrakech, Marruecos

Dar Justo es un hotel con encanto situado en el barrio del Mouassine junto a la famosa plaza Jemaa el-Fna declarada “patrimonio de la humanidad” por la UNESCO. La tranquilidad de la zona y el exclusivo Spa-Hammam garantiza el relax y la estimulación de los sentidos. El confort que ofrece está cimentado en un proyecto pionero de sostenibilidad, apoyado en la energía termosolar, a través de la cual se obtiene calor “limpio” para diferentes fines como agua caliente, calefacción y hammam.

Hotel Riad Belle Epoque, Marrakech, Marruecos

Hotel Riad Belle Epoque, Marrakech, Marruecos

Otro riad con especial encanto, situado en plena Medina de Marrakech, es sin duda el Riad Belle Epoque. Un hotel que te traslada a la época dorada de la Belle Epoque y cuyas habitaciones toman el nombre de grandes mujeres de la época: Isidora Duncan, Mata Hari o Coco Chanel, entre otras. La exclusividad y la exquisita decoración, con antigüedades y objetos de arte, es cosa de sus propietarios, Teresa y Víctor, un matrimonio español. Y no podemos pasar por alto la piscina y el jardín, dos elementos que se complementan y crean una atmósfera perfecta para disfrutar de los placeres que te brinda la vida.

Hotel Palacio de las Especias, Marrakech

Hotel Palacio de las Especias, Marrakech

El encanto que tienen los riad en Marruecos es que te aíslan de la algarabía y crean un ambiente privado y relajante. Esto es lo que ocurre con el Riad Palacio de las Especias, ubicado en medio de una medina. Y es que han sido los madrileños José e Higinio quienes rehabilitaron la antigua casa del siglo XIX de la familia Echerid y han recobrado la esencia del Palacio de las Especias. Para desconectar del ajetreado día, pero sin olvidar en donde te encuentras, las siete habitaciones reciben nombres de las puertas de Marrakech. De esa manera continuarás descubriendo todo lo que la ciudad te quiere mostrar. Entre las habitaciones destaca la suite Bad Er-Raha, ya que su bañera tradicional de hamman, te da la oportunidad de deleitarte con un baño de especias.

RIAD ABRACADABRA

Hotel Riad Abracadabra, Marrakech, Marruecos

Refugiado dentro de las murallas de la ciudad se sitúa el exclusivo Riad Abracadabra. Son Inés y Bruno, catalanes, quienes compraron este antiguo palacete Derkaoui perteneciente a una familia de la aristocracia local. Tras dos años de restauración y utilizando materiales autóctonos han logrado crear un espacio mágico. Abierta al cielo, en la azotea, se encuentra una gran terraza con hamacas y sillones y un bar donde elegir el cocktel que más te guste. Y si prefieres puedes ir a este misma terraza a la hora del desayuno para ver amanecer en Marrakech.

Myriam Tejada

Author: Myriam Tejada

Share This Post On

Submit a Comment