The Goodlife Blog

Cortijo del Marqués, una mirada al pasado

Sin alejarte mucho de la ciudad de Granada puedes encontrar la desconexión que garantiza el campo y, al mismo tiempo, indagar en la historia del Reino de Granada y en la vida tradicional de una cortijada andaluza. El Cortijo del Marqués, situado entre la Sierra del Pozuelo y la Sierra Arana, es uno de los últimos secretos de Granada, que durante mucho tiempo pasó desapercibido entre campos de olivos, trigo y girasoles, hasta que Silvia y Eilko lo rescataron del olvido y lo convirtieron en un hotel con encanto para compartirlo con el mundo. ¿Quieres conocer su historia?

Después de la conquista de Granada, en 1492, los musulmanes de estas tierras se vieron obligados a entregar gran parte de sus propiedades a los vencedores cristianos. Fue así como en 1532 este vasto campo agrícola de 4.000 hectáreas fue transferido al Marqués de Mondéjar, Luis Hurtado de Mendoza, que era capitán general del Reino de Granada y alcaide de La Alhambra. También fue un amigo cercano del entonces emperador Carlos V, lo que le valió trabajos de alto rango, como la supervisión de la Catedral o el Palacio Real en La Alhambra.

Fachada principal del Cortijo

A principios del siglo XIX el ya conocido Cortijo del Marqués pasó a manos de una familia local y continuó su papel como propiedad agrícola descomunal. En 1878 se construyeron la capilla y la torre, y el conjunto llegó a parecerse más a un pequeño pueblo que a una casa de campo, donde trabajaron más de 30 familias de jornaleros. Durante la Guerra Civil sirvió como cuartel de las fuerzas republicanas y cabe destacar que la capilla fue alcanzada en su lateral derecho por un proyectil de artillería nacionalista.

Jun. Suite, La Iglesia, dormitorio

 

En las postrimerías del siglo XX, el Cortijo fue abandonado y deteriorado rápidamente. A pesar de su pasado glorioso, nadie más que los lugareños sabía de su existencia, hasta que fue cuidadosamente restaurado a partir de los primeros años del siglo XXI. En la actualidad el hotel mantiene el sabor de antaño con sus techos altos de madera, los patios, las fuentes, los materiales tradicionales… y ha respetado la estructura de antiguas estancias, como la cuadra, el palomar o la carpintería. Anímate a visitar el Cortijo del Marqués, ¡y sé testigo de su historia!

Hab. doble, El Mirador, dormitorio 5

 

Virginia Martínez

Author: Virginia Martínez

Soy periodista especializada en viajes. He publicado en la revista RGB, CMagazine y NT Binter. Actualmente escribo en Viaje con Escalas. Considero que el viaje puede estar en el otro extremo del mundo o a la vuelta de la esquina.

Share This Post On

Submit a Comment