Del Indigo Pearl al Black Ginger

Muchas veces, lo inesperado, la sorpresa es lo que cautiva nuestra emoción.

En The Indigo Pearl, este paradisíaco hotel al sur de Tailandia, lo saben muy bien. Uno de sus rincones gastronómicos es el Black Ginger, un restaurante de comida tailandesa sofisticada que solo abre para la cena. Llegas de noche, un pasillo de luz azulada te recibe bajo la vegetación tropical. Al fondo, bajo el tejado de una pequeña palapa de madera cuelga un enigmático centro de flores y detrás un lago de aguas tranquilas y negras rodeado por antorchas. Te quedas al borde del muelle de madera y de pronto, en el silencio, el muelle de la orilla contraria se empieza a mover hacia nosotros mientras un chico, también vestido de negro, tira de la soga que une ambas orillas. Así de sencillo y primitivo. Así de elegante. Una plataforma de madera iluminada con otras 4 antorchas se desplaza silenciosa y viene a nuestro encuentro para llevarnos a nuestra mesa… Esa es la única manera de entrar en el Black Ginger. Este cuadro maravilloso nos cautivado de tal modo que casi olvidamos que ahora nos espera una fantástica cena entre efluvios de gengibre negro…

Imagen3

Imagen1

 

Imagen2

Carlota Mateos

Author: Carlota Mateos

Share This Post On

Submit a Comment