Desconectarse


Desenchufarse, parar la máquina y relajarse. Parece fácil pero no siempre somos capaces. La hiperconexión con todo a veces es caer en la trampa de las obligaciones. Entrar en un bucle de incesante actividad ya sea física o mental. Parece que si no hacemos nada estamos de más.
Menos mal que existen lugares en los que todo se presta a «no hacer» y a simplemente «estar«. Lugares en los que descansar cuerpo y mente, detener el tiempo y dejarse llevar por el instinto.
Casita de Cabrejas, en Cuenca, es uno de estos lugares para desconectarse, tal y como publica @mlopezmad en su Instagram. Una romántica casita de cuento entre bosques de hadas para evadirse de todo y disfrutar del silencio, el olor a pino y el calor de la chimenea. Gracias a @mlopezmad por la foto de la semana. ¡No os perdáis su galería fotográfica!

Susana Navalón

Author: Susana Navalón

Share This Post On

Submit a Comment