The Goodlife Blog

Descubriendo la Terra Alta desde La Casa dels Abeuradors

En la plaza había unos abrebaderos para el ganado, ya desaparecidos, pero la gente del pueblo aún los recuerda. Permanecen también en el nombre del alojamiento, La Casa dels Abeuradors, una antigua residencia que Daniel Esteve y su pareja han convertido en un edificio de apartamentos singulares con encanto. Situados en el centro de Gandesa, estos apartamentos y lofts son el punto de partida perfecto para conocer los atractivos de la comarca de la Terra Alta, en el interior de la provincia de Tarragona. La Casa dels Abeuradors está formada por varios alojamientos independientes, ideales para viajar en familia, y ofrecen todas las comodidades: cocina completamente equipada, camas y sofás cama muy confortables, baños con ducha o bañera de hidromasaje, balcones y ventanales que dejan entrar mucha luz y espacios decorados con ilustraciones y pinturas de artistas de la zona. Un ascensor conecta los tres pisos y en el superior hay una terraza privada que, quizá pronto, será abierta a los clientes.

En Gandesa, además de dar un paseo por su casco antiguo y descubrir la iglesia de la Asunción, con una bella portada románica, resulta imprescindible hacer una breve visita a la magnífica cooperativa modernista, obra de César Martinell. Allí, Pilar dirige las interesantes visitas guiadas y nos habla de detalles históricos y de soluciones constructivas ingeniosas, pero también nos revela curiosidades y secretos que solo la gente del pueblo conoce. Uno de los mejores momentos de la visita es subir  cerca de los arcos majestuosos que sostienen este edificio, construidos con el esfuerzo de hombres y mujeres del pueblo. Otro momento interesante es la pequeña degustación de los vinos de la cooperativa, algunos de los cuales se encuentran entre los mejores de la zona.

Después de una noche tranquila en la Casa dels Abeuradors, salimos temprano hacia el pueblo de Bot para disfrutar de un tramo de la Vía Verde de la Terra Alta, que aprovecha un antiguo trazado ferroviario. Desde el hotel nos han organizado una salida con Bicisports Aubanell, una empresa de Gandesa que ofrece alquiler de bicicletas, excursiones familiares y un servicio de recogida en cualquiera de las estaciones de la Vía Verde. El recorrido entre Bot y el Pinell de Brai es uno de los más pintorescos y fáciles de esta ruta, adecuado para ciclistas de todas las edades.

A lo largo del camino, encontramos áreas de juego y zonas de reposo que nos permiten disfrutar del paisaje, pero el punto fuerte de este tramo es la Fontcalda, un paraje encantador que acoge un balneario de agua minero-medicinal al aire libre. Sobre viaductos y a través de túneles se pasa por el kilómetro 20, punto donde se sitúa el túnel “culpable” de la clausura del antiguo ferrocarril, al producirse un importante hundimiento. Los andenes de la estación del Pinell de Brai ponen punto final a nuestra ruta, pero existen muchas posibilidades. Desde este mismo punto, es posible continuar el itinerario hasta Tortosa, siguiendo la Vía Verde del Baix Ebre, pero nosotros volvemos a la Casa dels Abeuradors para ducharnos antes de recoger la maleta y poner rumbo a un nuevo destino.

Vive tu propia aventura en La Casa dels Abeuradors

Texto: Òscar Marín

Fotos: Òscar Marín

http://blogs.descobrir.cat/elplaerdeviatjar

Òscar Marín

Author: Òscar Marín

Periodista especializado en viajes, he trabajado en revistas como 'Altaïr', 'Nat' y 'Lonely Planet Magazine'. Escribo el blog de viajes ‘El plaer de viatjar’ (http://blogs.descobrir.cat/elplaerdeviatjar) y soy redactor de la revista ‘Descobrir’. También he participado en el blog de la Agencia Catalana de Turismo y he colaborado en programas de radio, diarios y revistas recomendando mis propuestas viajeras. Soy autor de dos guías turísticas sobre Catalunya. El lugar favorito para perderme es París, la ciudad donde suelo refugiarme. También cerca del mar, en la costa catalana.

Share This Post On

Submit a Comment