Destino Matarraña

EL CORAZÓN MEDITERRÁNEO DE TERUEL

El Matarraña se suele considerar parte del Bajo Aragón, pero las claras diferencias con el resto de Teruel la convierten en una comarca única, a la que le basta decir su nombre para presentarse. Su proximidad al Mediterráneo le otorga paisajes verdes y frondosos, y las influencias aragonesas, catalanas y valencianas enriquecen la historia y la cultura de sus pueblos.

El Matarraña

Comarca del Matarraña. Fotografía de la web de turismo de la Comarca del Matarraña.

Esta comarca de nombre inolvidable está formada por 18 municipios de valioso legado arquitectónico y natural. La capital es Valderrobres, población situada en una colina junto al río Matarraña. Su puente de piedra y majestuoso portal de San Roque conducen a un casco antiguo de puro sabor medieval, con calles empedradas, plazas y soportales. En la plaza mayor destaca su ayuntamiento renacentista, que cuenta con una reproducción en el Pueblo Español de Barcelona, y diversas casas palaciegas. Ascendiendo por sus calles se llega al castillo y a la iglesia de Santa María la Mayor.

Castillo de Valderrobres. Fotografía de la web Turismo de Teruel

Castillo de Valderrobres. Fotografía de la Web Oficial de Turismo de la Diputación de Teruel

Si Valderrobres es la capital administrativa, Calaceite es la capital cultural del Matarraña, cuyo conjunto histórico-artístico está declarado Bien de Interés Cultural. Es una delicia pasear por sus calles que muestran el tono dorado de la piedra y el color pardo de los tejados. Sorprenden sus numerosas casas señoriales, capillas, ermitas, portales y su bello ayuntamiento renacentista. No hay que marcharse sin recorrer la Calle Mayor, la Plaza de España, la Calle Maella… así como visitar la iglesia de la Asunción y el Museo Juan Cabré, máximo representante de las excavaciones arqueológicas de la comarca.

Calaceite. Foto de la web de Los Pueblos Más Bonitos de España

Calaceite. Foto de la web de Los Pueblos Más Bonitos de España

La Fresneda es otro conjunto histórico-artístico que vale la pena visitar. Sus empinadas calles desvelan edificios de gran valor, como la Casa Consistorial renacentista, el Palacio del Marqués de Tosos o el Palacio de la Encomienda. Hay que detenerse a contemplar los soportales de la Calle Mayor y la Plaza Mayor, para luego tomar fuerzas y visitar la Iglesia de Santa María la Mayor y los restos del antiguo castillo calatravo.

Rodeada de campos de vid y olivo, la localidad de Cretas destaca por sus nobles edificios bien conservados, construidos con recios sillares, balcones y aleros de madera. Esta villa medieval fue propiedad de la orden de Calatrava, aunque posteriormente fue vendida al Obispado de Tortosa. Un recorrido que se precie por Cretas debe incluir la iglesia de la Asunción de estilo gótico tardío, la Casa Turull, sus tres portales, la calle Mayor y la Plaza, una de las más grandes de la comarca, donde sobresale una columna del siglo XVI, en la que se ajusticiaba a los culpables.

Torre del Compte. Foto de la web de turismo de la Comarca del Matarraña

Torre del Compte. Foto de la web de turismo de la Comarca del Matarraña

Otros pueblos de interés con una marcada arquitectura popular de la comarca del Matarraña son Peñarroya de Tastavins, un bello ejemplo del mudéjar aragonés donde destacan sus calles empinadas y sus casas esquineras con forma de buque; Torre del Compte, caracterizada por la utilización de la tonalidad azulada o añil y la madera en aleros y balcones; Ráfales, que conserva gran parte de sus viviendas de piedra y bellos portales como el de San Roque; o Monroyo y sus casas palaciegas.

La riqueza natural del Matarraña es palpable en cada uno de sus municipios. El conjunto es como un oasis en medio de la fría y árida provincia de Teruel, dominada por el altiplano. Aquí el paisaje es más frondoso y verde bajo el influjo mediterráneo, destacando los bosques de pinos, las peñas, los ríos y los saltos de agua. Un entorno ideal para realizar rutas de senderismo y ciclismo, como la Vía Verde de la Val de Zafán.

Roques del Masmut en Peñarroya de Tastavins. Fotografía de la web de Turismo de Comarca de Matarraña

Roques del Masmut en Peñarroya de Tastavins. Fotografía de la web de Turismo de Comarca de Matarraña

Entre sus espacios naturales sobresalen los Puertos de Beceite, el pantano de la Pena, el salto de agua de El Raig, el barranco de la Val Rovira, el Monte de San Cristóbal, los Roques del Masmut, la Peña del Cuervo, o los barrancos de Calapatá, Gascons y del Caderer.

La comarca del Matarraña ofrece al visitante productos propios de la tierra y de gran calidad. Destaca el aceite de oliva, especialmente el de Calaceite; las almendras, como la marcona o la largueta, con la que se hacen postres tan ricos como los secalls o la tarta de almendra; los vinos; las aceitunas; el melocotón de Calanda; los embutidos; los quesos de cabra; el jamón de Teruel; la trufa negra; la miel; o el sabroso ternasco de Aragón.

Jamón de Teruel, una de las joyas gastronómicas de la comarca y la provincia. Fotografía de la Web Oficial de Turismo de la Diputación de Teruel

Jamón de Teruel, una de las joyas gastronómicas de la comarca y la provincia. Fotografía de la web de Turismo de Teruel

Influencias aragonesas, catalanas y valencias; una naturaleza bajo el influjo del Mediterráneo; pueblos con arraigada historia y tradición que se mantienen casi como el primer día; numerosas actividades de turismo activo; y una gastronomía protagonizada por el aceite de oliva, el jamón y la repostería con almendras. Descubre todo lo que tiene que ofrecerte El Matarraña y encuentra el descanso en sus hoteles con encanto.

Hotel Mas de la Serra (Fuentespalda)

Hotel Mas de la Serra (Fuentespalda)

Virginia Martínez

Author: Virginia Martínez

Soy periodista especializada en viajes. He publicado en la revista RGB, CMagazine y NT Binter. Actualmente escribo en Viaje con Escalas. Considero que el viaje puede estar en el otro extremo del mundo o a la vuelta de la esquina.

Share This Post On

Submit a Comment