Donde lo ecológico se convierte en lujo

Club Ecológico Cuesta de Patas

Club Ecológico Cuesta de Patas

Si pensamos en un lugar en el que relajarnos y recuperar las energías vitales perdidas, probablemente muchos pensarían en una tarde en un spa, unas vacaciones en una playa paradisíaca o simplemente, un día de descanso al abrigo de una chimenea. Pues bien, si hay una cosa que nos deja claro Cuesta de Patas es que entre sus 15 hectáreas de terreno en la provincia de Cuenca, nos sentiremos maravillados al descubrir que se puede descansar disfrutando.

El alma original de Cuesta de Patas es su Club Ecológico, donde los protagonistas son los 3.000 metros cuadrados de huerto ecológico, la granja de animales en semi libertad, y sus jardines, cuadras y tierras de cultivo. Pero no sólo eso, sino que todo se realiza teniendo en cuenta que éste es un entorno ecológico que respeta el ciclo natural de la tierra: el huerto y las tierras de cultivo alimentan los animales, y éstos, a su vez, alimentan a la tierra.

Una de las habitaciones del hotel ecológico

Una de las habitaciones del hotel ecológico

El entorno de la comarca de la Manchuela -un pequeño tesoro escondido entre la llanura manchega y la Serranía de Cuenca, bañada por bosques de pinos y un inesperado color verde – se convierte en el telón de fondo que baña cualquier estancia en Cuesta de Patas. Y es que aquí la vida real se desarrolla del exterior al interior. Por ello no es difícil encontrar infinidad de rincones en los que pasear, leer un libro o simplemente contemplar el paisaje en sus más de tres hectáreas de jardines. Y si no son suficientes, los anfitriones de este hotel Rusticae organizan rutas senderistas en las que maravillarse con lo mejor de la serranía cercana.

Hacia el interior de Cuesta de Patas Club Ecológico, el descanso y el sosiego toman forma en sus habitaciones -todas con un ambiente diferente y con vistas a un campo siempre cambiante- y en su piscina climatizada cargada de personalidad y carácter.

Piscina cubierta

Piscina cubierta

Y si importante es cuidarse por fuera, más lo es hacerlo por dentro, por ello la gastronomía adquiere aquí un papel protagonista. Es por eso que no se nos ocurre mejor manera de terminar nuestro recorrido por la Manchuela conquense que disfrutando de alguno de sus platos -siempre sencillos, sanos, guardando la tradición y elaborados con los productos de temporada- que genera el Club Ecológico Cuesta de Patas. ¡Un lujo de los verdad!

Share This Post On

Submit a Comment