El camino que solo se ve a pie

Estos días he estado haciendo un trecho del Camino de Santiago, concretamente el que va de Roncesvalles a Puentelarreina, con el ánimo de terminarlo en los próximos años…

image002

2 (1)

Muchas son las cosas que me han sorprendido del Camino. Su exultante belleza natural, siempre cambiante. Los primeros días los paisajes me recordaban a mi querida Asturias, tan verde y húmeda. El último me sorprendió con una especie de pedacito de Toscana en Navarra, plagado de campos de cereal oleando bajo el viento y suaves colinas coronadas por sobrios campanarios. Y mientras me maravillaba con la sucesión de aquellos parajes fui plenamente consciente de que solo caminando España se puede descubrir su inconmensurable belleza. Lo que vemos desde las carreteras es una pantalla que nos priva de lo que de verdad se esconde ahí detrás…

3 (1)

4 (1)

 

La gente de los pueblos y los peregrinos rezuman una cercanía y una simpatía absolutamente fuera de lo común en nuestra vida cotidiana. Allí todo se reajusta a una escala mucho más humanizada y accesible, y eso es otra de las grandezas del Camino.

5 (1)

image004 (1)

La belleza circundante y el silencio que reina en sus bosques, páramos y montañas también resultan ser el mejor inductor a la introspección. En seguida te das cuenta de que caminar en soledad te lleva a un magnífico viaje interior, donde conectas profunda y largamente con lo más esencial de ti mismo.

7

8 (1)

El Camino de Santiago es un gran descubrimiento de lo que habita fuera y dentro de nosotros mismos. Es un “must” que no podemos perdernos…

9

10

image006

 

Agradecimientos a Elena Madruga por las fotos 1ª, 2ª, 6ª y 11ª

Carlota Mateos

Author: Carlota Mateos

Share This Post On

Submit a Comment