El castillo de Dalí y el Racó de Madremanya

Salvador Dalí no se conformaba con poco. Se le antojó regalar un castillo a su amada musa Gala. A punto estuvo de adquirir el suntuoso Castell d’Empordà, hoy convertido en hotel, pero finalmente acabó comprando la fortaleza de la pequeña población de Púbol. Aquí materializó un curioso experimento: crear una obra de arte surrealista sobre una arquitectura de origen feudal.

Castillo Gala Dalí en Púbol - O. Marín

Castillo Gala Dalí en Púbol – O. Marín

Púbol, donde Gala y Dalí encontraron su refugio más elegante, es uno de los encantadores pueblos medievales que brillan cerca de la ciudad de Girona y que vale la pena descubrir en cualquier escapada a las comarcas de la Costa Brava. Otra de estas poblaciones rodeadas de bellos campos de cereal es Madremanya, un pequeño y coqueto núcleo de casas de piedra que, además, merece la pena por la presencia de un hotel Rusticae excelente: El Racó de Madremanya. Qué impresión  tendrían Gala y Dalí al entrar en su castillo ampurdanés? Dormir aquí, en El Racó, se acerca, probablemente, a aquella sensación. De repente nos sentimos como en casa en una antigua masía del siglo XVIII, renovada con todas las comodidades del siglo XXI sin perder su atmósfera original.

Rusticae Racó de Madremanya_hotel con encanto Girona-O. Marin

Rusticae, Racó de Madremanya_O. Marin

Las doce habitaciones de El Racó ofrecen calma y recogimiento. Son todas distintas, todas acogedoras, algunas más elegantes o luminosas, pero en todas se respira tranquilidad y buen gusto en la decoración. Mención aparte merece el trato de los empleados, impecable, desde la cercanía de los propietarios, Iván y Josep, hasta la atención de Cati en los desayunos y de Àngel en la recepción y durante la cena.

Rusticae Raçó de Madremanya-hotel solo adultos en Girona

Habitación del Raço de Madremanya-Ò. Marin

 

El huésped encuentra en su habitación, entre otras comodidades, una variada selección de ‘amenities’ de baño, un minibar bien surtido y zapatillas y albornoz para disfrutar de las dos piscinas del hotel. Una de las piscinas, la de agua dulce, que se sitúa frente a la casa, está climatizada y disponible de abril a finales de octubre; la otra, de agua salada, preside un nuevo espacio del hotel, de estilo contemporáneo, donde se ubican el comedor y tres de las habitaciones dobles. Después de refrescarse en el agua, se agradece sentarse en los jardines a escuchar el canto de los pájaros y contemplar como las luces del atardecer doran las hojas de los árboles, o regresar al interior de la masía y abandonarse a la lectura de un buen libro con un café en el gran salón que ocupa la antigua cuadra. Otra opción es disfrutar de un masaje relajante, un servicio que se ofrece a los huéspedes del hotel bajo reserva previa.

Rusticae Raço de Madremanya- hotel con encanto en Girona-Ò. Marín

Zona de estar Racó de Madremanya (Girona)-Ò. Marín

 

Una noche de intenso reposo precede al desayuno bufet, que permite degustar los embutidos y quesos propios de la zona, por supuesto sobre un tradicional pan con tomate, y también un variado surtido de repostería casera. Un zumo de naranja natural y un café con leche completan la primera comida del día, que se sirve en el comedor o en la terraza del jardín. Es imprescindible coger fuerzas para seguir descubriendo los mágicos pueblos medievales del Empordà: Monells, Peratallada, Ullastret… Y marcharse convencido de que Dalí era un genio, incluso para elegir el lugar donde vivir.

Rusticae Racó de Madremanya-hotel con piscina en Girona-Ò. Marín.

Anochecer en el Racó de Madremanya (Girona)-Ò. Marín

 

Òscar Marín

http://blogs.descobrir.cat/elplaerdeviatjar/

Òscar Marín

Author: Òscar Marín

Periodista especializado en viajes, he trabajado en revistas como 'Altaïr', 'Nat' y 'Lonely Planet Magazine'. Escribo el blog de viajes ‘El plaer de viatjar’ (http://blogs.descobrir.cat/elplaerdeviatjar) y soy redactor de la revista ‘Descobrir’. También he participado en el blog de la Agencia Catalana de Turismo y he colaborado en programas de radio, diarios y revistas recomendando mis propuestas viajeras. Soy autor de dos guías turísticas sobre Catalunya. El lugar favorito para perderme es París, la ciudad donde suelo refugiarme. También cerca del mar, en la costa catalana.

Share This Post On

Submit a Comment