Emprender, un Juego de Luces y Sombras

A lo largo del año son muchas las veces que nos llaman para compartir nuestra experiencia emprendedora en charlas y mesas redondas y siempre que tengo que hacerlo (al igual que cuando el grupo Planeta nos pidió que escribiésemos la historia de Rusticae) me empeño en contar las luces y las sombras que hay detrás de nuestro emprendimiento -y de cualquier otro emprendimiento por extensión-. Nuestra sociedad se empeña en reducir las cosas a conceptos básicos y sencillos y fruto de esa tendencia se nos considera “emprendedoras de éxito”. Sin embargo la historia es mucho más compleja…

Detrás de un proyecto como Rusticae www.rusticae.es a parte, evidentemente, de un gran equipo hay un emprendedor, o dos como en nuestro caso, que se mueven en una especie de psicosis diaria. Desde fuera solo se ve la punta del iceberg pero es indudable que mientras diriges el barco tu vida se convierte en una coctelera de subidones y bajones jalonados con mucho estrés, hiperactividad para llegar a todo, toma de decisiones permanente, miedo a no estar a la altura de lo que se espera de ti… En definitiva, un infierno potencial que hay que saber manejar para que no te engulla y del que nadie habla.

El desgaste que producen estas dinámicas con los años es brutal y hasta ahora nadie se había preocupado de los efectos que produce a largo plazo. Hace un par de meses tuve el privilegio de conocer a Aaron Pereira , un emprendedor social de Ashoka y también Young Global Leader del WEF que después de poner en marcha varios proyectos de emprendimiento tuvo que parar un año en busca de reposo, curación y respuestas. No hay nada como parar en ciertos momentos de tu vida, y en su caso eso sirvió para alumbrar The Wellbeing Project   , la primera iniciativa concebida para acompañar a emprendedores en el arduo camino de “llegar a todo” sin romperse a sí mismos. Un programa para reconectar con uno mismo, para desarrollar la compasión hacia uno mismo y hacia el mundo que le rodea, reconectando con la naturaleza y aprendiendo a mostrar la vulnerabilidad sin sentirte amenazado por ello. En definitiva un proyecto perfectamente diseñado para que el emprendedor vuelva a encontrar “su centro”, para evitar que caiga en el temido burnout   (un abrumador 90% de los emprendedores sociales lo acaban padeciendo) o que si tienen que pasar por ello sea con más herramientas para resurgir de sus cenizas con los menores daños y el menor sufrimiento posible.

La grandeza de The Wellbeing Project también radica en que nace con vocación de llegar mucho más allá del ecosistema emprendedor, pretendiendo convertirse en un proyecto trasversal que llegue a muchos otros ámbitos laborales que también sufren tremendo desgaste en su día a día (profesores, médicos, etc, etc). Con esa ambición de llegar mucho más lejos Aarón y su equipo ya han cimentado las bases del proyecto rodeándose de una red organizaciones colaboradoras de primerísima línea como Ashoka, The Esalen Institue, Synergos o The Fetzer Institute.

 

¡Enhorabuena chicos! ¡Ya era hora de que empezásemos a ocuparnos de las sombras…!

image005 (2)

image004 (5)

image001 (1)

 

 

 

 

 

Carlota Mateos

Author: Carlota Mateos

Share This Post On

Submit a Comment