ESAS JOYAS OCULTAS…

Esas Joyas ocultas¿Y quién no ha sentido esa alegría indescriptible que nos embarga cuando
descubrimos una joya oculta? Unas veces toma la forma de paisaje imposible,
otras veces es una persona o un rincón de nuestra propia ciudad. Algo que
muchas veces nuestros ojos han visto pero no han mirado con la suficiente
atención…

A mí me descubrieron el restaurante «La Parra» hace unos años. Una joya oculta en forma de casa de comidas que antaño ocupaba una casita de planta baja en Isla de Oza, cerca del madrileño barrio de Saconia precedida de un amplio patio a la sombra de una muy frondosa y descomunal parra. Pero la presión inmobiliaria de la era en la que «todos-los-españoles-éramos-millonarios» pudo con este buque insignia de la comida casera con mayúsculas que lleva más de 70 años haciendo felices a hombres y mujeres capitalinos de a pié. Primero con Dña. Isabel, luego con sus hijas Pilar, Luisa, Petra y Manoli y ahora sus respectivos hijos Luis y Santi. Y entonces La Parra y su decana cocina de carbón se esfumaron del mapa por causas de fuerza mayor…. Sin embargo un par de años más tarde Luis y Santi retomaban el proyecto en un nuevo local, sin parra pero con todo lo demás. Con toda la humildad y buen hacer que hacían posible que La Parra pudiera haber sido también llamada «La Parroquia»,  porque resulta increíble, en estos tiempos donde todo es veloz y cambiante, ver sentadas a la mesa a las mismas personas cada día. Una comunidad de apóstoles que ejercen su apostolado de manera silenciosa (no vaya a ser que se corra la voz…) pero fielmente. Y es que el menú del día que ofrecen y su relación de calidad-precio es imbatible. Con productos que Luis compra cada día en el Mercado Maravillas y que Santiago elabora sin alardes pero con mucho oficio, respetando toda su frescura y su sabor. Todo un reencuentro con las cosas sencillas y maravillosas que nos ofrece la vida, porque aquí no hay puntos débiles: guisos, carnes, pescados, ensaladas y postres caseros se hermanan cada día en sabia armonía.

Carlota Mateos

Author: Carlota Mateos

Share This Post On

4 Comments

  1. Soy uno de esos «parroquianos» que lleva alrededor de 25 años visitando casi a diario este maravilloso restaurante y no me canso. No es una casa de comidas, es un sueño. El lugar donde, sin duda, elegiría tomar mi última cena (aunque no abren por las noches).

  2. Yo quiero ser uno de los apóstoles de esta comida!!
    Podrían facilitar la dirección?
    Gracias.

  3. Carlota

    Hola Araceli,
    La Parra está en la C/Valderomán 16. Teléfono: 91 3732985

  4. ¿Y donde se encuentra ahora esta joya de la restauración??

Submit a Comment