Fin de semana Degustae

El pasado fin de semana puse en práctica el turismo gastronómico que recomendamos desde Degustae. El restaurante elegido fue el Enekorri, en Pamplona, y el hotel, el Secreto del Ollo situado en el valle del mismo nombre, cerca de la capital  Navarra… y la experiencia no pudo ser más enriquecedora, tanto desde el punto de vista gastronómico como social.

Restaurante EnekorriA la entrada al Enekorri se empieza a  percibir sosiego, elegancia  y calidad. La transformación del local llevada a cabo el pasado año, bajo el diseño de Daniel Freixes, ha dejado un espacio dominado por las maderas nobles y los colores  sobrios, con una magnífica distribución de los espacios, en la que todo queda a la vista, pero con discreción, y que permite un discurrir fluido del personal de sala, por los amplios espacios disponibles entre mesas.  El confort se complementa con una excelente absorción acústica de los paramentos, algo, por desgracia, bastante inhabitual en los restaurantes. En cuanto a la comida comenzamos con unos entrantes, compuestos por unas alcachofas del día, sencillamente exquisitas. Continuamos con unas cigalas con espinacas sobre base de crema de calabacín y espuma de mantequilla, y unas cocochas con su pilpil con borrajas de la tierra, ambos también riquísimos y elaborados con maestría. Después, una pieza de excelente rodaballo, para terminar con  unas porciones de presa ibérica en su punto, braseadas al aroma de romero,  a la altura del resto de los platos. La sesión culminó con una deliciosa tarta de manzana.

Mención especial merece también el equipo de sala, magníficamente dirigido por Ángel  Regueiro, y cuya amabilidad y profesionalidad refleja los más de 8 años de antigüedad de  todos sus miembros, totalmente integrados en  la filosofía del restaurante. El Secreto del Ollo

Después de esta experiencia nos desplazamos al Secreto del Ollo a pasar el fin de semana. El hotel se ubica en una casa solariega de principios del siglo XVIII, restaurada y convertida en un confortable y original hotel de 9 habitaciones. En él nos sentimos como en casa desde el principio,  gracias a la cercanía y hospitalidad sin límites de Arantxa y Pablo.

No todo iba a ser maravilloso, y el tiempo no acompañó así que en vez de pasear por los preciosos hayedos distribuidos por la zona, fuimos a visitar otros lugares, entre los que cabe destacar el Museo Etnográfico del Reino de Pamplona, dirigido por el escultor octogenario José Ulibarrena, digno de conocer. El Museo contiene piezas etnográficas correspondientes al territorio histórico de Navarra desde la época medieval hasta  los años 40 así como algunas piezas del escultor.

En suma, un fin de semana para recordar… que empezó por una inquietud gastronómica.

Rusticae

Author: Rusticae

Share This Post On

Submit a Comment