Hotel Darabenaz: El encanto de una almunia nazarí en Granada

Una de las habitaciones-museo de este hotel con encanto en Granada.

Una de las habitaciones-museo de este hotel con encanto en Granada.

La historia de Darabenaz se remonta a tiempos de Muhammad I cuando la almunia que hoy en día se conserva fue construida para el uso y disfrute la familia real nazarí. Esta finca de recreo cercana a la ciudad de Granada y fundada en el siglo XIII, acoge en su interior residencias y palacios decorados con arcos y yeserías de gran belleza.

Siglos después (en el XVI) Darabenaz perteneció al mayorazgo de Don Íñigo López de Mendoza, una de las familias nobiliarias más influyentes de la Corona, quien le sumó a la construcción un torreón renacentista. Ya en el siglo XVII se adosó al torreón una capilla dedicada San Isidro. En los siglos posteriores la conocida como Casa de la Marquesa fue usada por sus múltiples propietarios como cortijo de labranza, cuadra o granero.

Desde finales del siglo XIX las diferentes generaciones de la familia González Padilla han ido restaurando el edificio y descubriendo las bellas yeserías que cubren las paredes de las estancias principales de Darabenaz hasta que en la actualidad una rehabilitación integral ha revelado la importancia de la vieja almunia y le ha devuelto su antiguo esplendor y belleza.

Con toda este rico pasado tras de sí podemos decir que el Hotel Darabenaz es historia viva y registro de la riqueza cultural española. Levantándose sobre lo que un día fuese una antigua almunia nazarí del siglo XIII, la reciente recuperación ha convertido a este hotel con encanto en la provincia de Granada en un verdadero museo arquitectónico y de obras de arte de gran valor.

Detalles de yesería decoran este hotel de alto valor cultural.

Detalles de yesería decoran este hotel de alto valor cultural.

El paso de los siglos, de diferentes propietarios y de diferentes usos, han hecho que varios estilos se integren en este precioso hotel con encanto de Rusticae. Ejemplo de esto son las yeserías originales de época nazarí de la Suite Darabenaz o el belloartesonado de escalera original de la casa árabe, el único resto visible de época musulmana.

Pero eso no es todo, en Darabenaz también podemos ver vestigios romanos previos a la llegada de los musulmanes a al-Andalus, e incluso dos de sus habitaciones cuentan con algunos de los primeros techos renacentistas de España, pintados en la época del Marqués del Cenete tras sus viajes por Italia. En las habitaciones más modernas también hay espacio para el arte, en ellas podemos encontrar pinturas y fotografías originales de importantes autores de los siglos XIX y XX que completan un recorrido artístico del edificio.

La historia del edificio, su estructura y su toque auténtico han permitido una singularidad especial en sus habitaciones, todas diferentes y tematizadas según el lugar donde se encuentran: la zona renacentista, la antigua almunia árabe o el ala más contemporánea con dormitorios luminosos y originales.

Aquí el arte y la historia se puede sentir por los cuatro costados, y es que en sus zonas comunes el hotel ha dedicado algunos espacios a importantes artistas plásticos granadinos actuales con la posibilidad incluso de visitar los estudios de sus autores.

Y para el descanso de unos sentidos y el disfrute de otros, en las cenas en su restaurante La Marquesa podremos disfrutar del precioso cielo granadino, telón de fondo perfecto para los conciertos y espectáculos que visten las noches del Hotel Darabenaz.

Restos históricos y modernidad conviven en armonía en cada una de las estancias.

Restos históricos y modernidad conviven en armonía en cada una de las estancias.

Susana Navalón

Author: Susana Navalón

Share This Post On

Submit a Comment