Hoteles que hacen historia

Edificios centenarios, personajes célebres, modos de vida que marcaron una época… Hay hoteles que han sacado del olvido construcciones con historia para mantener vivo su recuerdo. Han sido cuidadosamente restaurados para que los huéspedes conozcan su origen, materiales y estancias tradicionales, o a sus antiguos moradores. En Rusticae tenemos hoteles que hacen historia. ¿Viajamos en el tiempo?

Cortijo del Marqués (Granada). A 20 km de la ciudad de Granada, Silvia y Eilko rescataron del olvido un antiguo cortijo señorial que convirtieron en hotel en 2010. Su origen lo encontramos tras la conquista de Granada, cuando los musulmanes de estas tierras se vieron obligados a entregar gran parte de sus propiedades. Fue así como un vasto campo agrícola de varias miles de hectáreas fue transferido al Marqués de Mondéjar, Luis Hurtado Mendoza. En el siglo XIX el ya conocido como Cortijo del Marqués pasó a manos de una familia local. Allí trabajaron más de 30 familias de jornaleros, se construyó una capilla, y llegó a parecerse más a un pequeño pueblo que a una casa de campo, hasta que a finales del siglo XX fue abandonado. El hotel mantiene el sabor de antaño con sus techos altos, patios, fuentes, materiales tradicionales… y ha respetado la estructura de antiguas estancias, como la cuadra, el palomar o la carpintería.

Cortijo del Marqués, hoteles con historia

 El Cuartón de Inés Luna (Salamanca). Inés Luna fue una mujer extravagante y adelantada a su tiempo que pasó largas temporadas en este palacete de Traguntia tras la muerte de su padre, un importante empresario que trajo la electricidad a Salamanca. Sus comportamientos no pasaron desapercibidos en la vida campesina de Salamanca. Entre otras cosas, era aficionada a las fiestas, llevaba pantalones, fumaba algo más que tabaco y sentía pasión por el ganado bravo. Actualmente, El Cuartón de Inés Luna ha sido reformado y convertido en Posada, conservando la estructura original de este palacio del siglo XIX, y plasmando la personalidad de Inés Luna en cada una de sus estancias y rincones.

El Cuartón de Inés Luna, hoteles con historia

 Hotel Villa Clementina (Navarra). Para conocer la historia de este hotel de Murillo de Lónguida hay que remontarse a finales del siglo XIX, cuando Esteban Ancil regresaba a su pueblo natal después de unos años en Cuba. Con la fortuna conseguida levantó esta casona de indianos en pleno auge modernista, que sería “la casa más hermosa del mundo” según su promotor. Ha sido la quinta generación de la familia la que ha recuperado esta villa histórica, a 20 minutos de Pamplona, para recordar su esplendor modernista y espíritu indiano. En Villa Clementina se fusionan elementos de la época con el diseño y el máximo confort contemporáneo, destacando el equilibrio entre los materiales, las dimensiones y la luz.

Villa Clementina, hoteles con historia

 Hotel Casa del Abad (Palencia). La historia de este hotel viene por partida doble. Por un lado, se sitúa en pleno conjunto histórico-monumental de Ampudia, en el corazón de la Tierra de Campos castellana. Por otro lado, este edificio del siglo XVII fue la residencia del Abad de la Colegiata de San Miguel de Ampudia, constituyendo una de las construcciones más emblemáticas de la Villa. La rehabilitación ha respetado los materiales tradicionales, como la piedra, el adobe, la madera o la forja. El resultado ha sido el realce del porte señorial y el esplendor de tiempos pasados, como lo demuestra su espectacular bóveda a la entrada, la capilla del abad o la gran colección de mobiliario, cuadros y otros enseres antiguos.

Hotel Casa del Abad, hoteles con historia

 Gar-Anat Hotel Boutique (Granada). Este hotel del barrio de El Realejo, al pie de La Alhambra, ocupa un palacio del siglo XVII que fue Hospital de Peregrinos, y que ha sido restaurado conservando gran parte de su arquitectura original. El Gar-Anat, que es nombre primitivo de Granada, además de hotel con encanto, es un espacio literario y original que se encuentra en permanente diálogo con sus huéspedes. Su carácter de corrala del siglo de Oro ha sido la clave para convertirlo en escenario de obras escritas por peregrinos viajeros que tienen mucho que ver con Granada. Así, sus habitaciones tienen están inspiradas en pasajes de libros, como “Granada la Bella” de Ángel Ganivet o “Don Alhambro” de Federico García Lorca.

Gar-anat, hoteles con historia

Virginia Martínez

Author: Virginia Martínez

Soy periodista especializada en viajes. He publicado en la revista RGB, CMagazine y NT Binter. Actualmente escribo en Viaje con Escalas. Considero que el viaje puede estar en el otro extremo del mundo o a la vuelta de la esquina.

Share This Post On

Submit a Comment