La genialidad se come

Me gusta comer. Y me gusta comer bien. Y por extraño que pueda sonar, hay pocos alimentos que me gusten más que las verduras. Ésa fue una de tantas cosas que hizo bien mi madre conmigo: ponerme cada noche un plato de verdura para cenar y enseñarme que una tortilla de espinacas puede ser el plato más delicioso del mundo. Pero antes de ser tachada de freaky, permítanme que les cuente una historia. O mejor dicho una experiencia:

Partiendo de esta premisa (mi affaire con las verduras), no es de extrañar que una se sienta más que atraída por el restaurante El Invernadero de Rodrigo de la Calle. Hace algunas semanas reservé para cenar en este pequeño paraíso que, acertadamente, sólo cuenta con cuatro mesas. Cocinar bien es un arte, y darle el punto a una ternera de Wagyu (conocida como Kobe) tiene mérito, pero conseguir que un liquen o una remolacha sean los sabores más sublimes que has probado nunca, tiene aún más mérito.

6ao1ix0f

Rodrigo de la Calle dirige una cocina llena de jóvenes talentos que te presentan, uno tras otro, cada plato. Y lo hacen con el mimo, el cariño y el orgullo de un padre primerizo que babea. El Invernadero es una factoría de ideas, de sabores, de inventiva. En esta cocina experimentan, juegan, crean y sobre todo disfrutan, y eso se traduce en la cara de los clientes, examinados por un chef que asoma la cabeza continuamente a través de la puerta de la cocina, buscando en sus rostros el veredicto final que le otorgará la satisfacción del trabajo bien hecho.

De El Invernadero me gustó su naturalidad, su toque, la calidad de la comida, su originalidad, la posibilidad de probar sabores totalmente desconocidos, su carta -escrita y pintada a mano con el cuidado y detalle que el artista emplea en su obra-. Lo dicho, que cocinar bien es un arte y de eso sabe mucho Rodrigo de la Calle.

El invernadero Hotel Box Art La Torre

El restaurante El Invernadero

Estoy deseando probar los platos que componen el menú degustación de la nueva temporada. Con la cabeza puesta en el otoño, es inevitable pensar en las setas.

 

Box Art Hotel La Torre

El Invernadero es uno de los dos restaurantes con los que cuenta el fabuloso hotel Box Art La Torre, ubicado en Collado Mediano. De hecho existe el pack gastronómico que incluye alojamiento y comida o cena en el restaurante.

Este hotel es un remanso de paz en plena Sierra de Guadarrama, en Madrid. Una delicia de establecimiento que tiene tan sólo siete habitaciones, salpicadas todas ellas con obras de arte. Diseño y arquitectura que conviven en perfecta armonía con el entorno de naturaleza y la calidez y amabilidad de su propietaria y de todas las personas que hacen posible un proyecto con tanta alma.

fachada-y-entrada-al-rest-el-invernadero

Reserva tu escapada en Box Art La Torre

Carolina Pérez Rodríguez

Author: Carolina Pérez Rodríguez

Nací al norte del Sur, allí donde empieza Andalucía. Escribo de viajes, he publicado infinidad de artículos y he colaborado en varias guías de referencia. Especialista en Arte. Los últimos años he vivido en Düsseldorf (Alemania). Dirijo la sección 'Te voy a dar un viaje' de Melodía FM en el programa "Lo Mejor Que Te Puede Pasar", donde cada semana hablo de una ciudad y sus rincones desconocidos.

Share This Post On

Submit a Comment