Matador

Madrid se merecía Matador y Matador apostó por Madrid.

La semilla de este club es la revista homónima que vio la luz en 1995 y que se ha convertido en todo un referente en el mundo del arte, no solo por su cuidado contenido, sino por la pasión por el detalle que rezuma cada número. Así que, con esos antecedentes, este espacio no podía ser menos que delicioso. Y es que habita un piso señorial en la calle Jorge Juan lleno de sabor, con innumerables balcones a la calle y un espectacular jardín interior, que recuerda a las bucólicas plazas londinenses de Belgravia. En él se ha hecho un ejercicio increíble de rehabilitación donde el pasado y el presente se amalgaman sin sobresaltos, con fluidez.

Imagen4

Imagen1

Alberto Anaut, alma mater del proyecto, lo ha bordado. Para crear este punto de encuentro se ha rodeado de buenos amigos, de gente llena de sensibilidad que, de manera totalmente natural, ha ido atrayendo a más y más gente interesante. Y en eso radica el éxito de este club: La gente que lo compone, que le ha dotado de un alma muy especial; cosmopolita, sofisticada, vibrante y delicada. Los mimbres esenciales de este proyecto son el Arte y la Cultura. Sí con mayúsculas. Editores, galeristas, coleccionistas, emprendedores… disfrutan de un club cuya máxima aspiración es ver pasar ante sus ojos la felicidad, el talento y las relaciones de amistad que se van entretejiendo día a día.

Imagen3

No se me ocurren mejores ingredientes que la música, el cine, los libros, el arte, el vino y la buena mesa (seria, esencial, sin alharacas) para sacar adelante el que para mi ha sido el proyecto del 2014 en mi ciudad. Un proyecto único y vibrante que ha llegado de puntillas, pero ha llegado para quedarse.

¡Feliz primer cumpleaños, Matador!

Imagen2

 

Carlota Mateos

Author: Carlota Mateos

Share This Post On

Submit a Comment