El Montseny secreto de Can Cuch

Sentarse y contemplar, escuchar, oler la naturaleza… Este lugar parece especialmente pensado para que los estresados barceloneses recuperen parte de su equilibrio vital. Aquí se puede pasear, salir de excursión, ir en bici e incluso jugar en la nieve durante los meses más fríos. Pero para muchos clientes del hotel Can Cuch, sólo el aire y la belleza natural casi intacta de la zona son ya un estímulo suficiente. Este hotel es un lugar privilegiado que uno nunca encontraría por accidente; desde Cànoves, el pueblo más cercano, hay que subir por una sinuosa pista de tierra durante cinco kilómetros a través del bosque. Una vez aquí, su elevada posición le hace a uno sentirse privilegiado. La ubicación es sorprendente y la panorámica de las laderas del Montseny, de la llanura del Vallés y del mar al fondo, magnífica. Tal vez por eso eligieron asentarse aquí los primeros habitantes en el siglo X. Con el paso del tiempo, la casa principal fue creciendo hasta convertirse en una masía imponente. Al ser un edificio muy apartado, vivió épocas de decadencia. Pero en 1989, Yves Zimmermann y Bignia Kuoni compraron esta masía, restaurándola y llenándola de vida. Fue así hasta principios del siglo XXI, cuando los actuales propietarios, dos familias de Cardedeu, adquirieron el edificio y lo rehabilitaron para crear un hotel único, totalmente sostenible y dentro de uno de los parques naturales más queridos por los catalanes.

El hotel Can Cuch se ubica en una espléndida masía medieval - Ò.Marín

El hotel Can Cuch se ubica en una espléndida masía medieval – Ò.Marín

Todos los elementos de su arquitectura, su diseño, su comida y su servicio han sido dirigidos para crear un retiro natural relajante y enriquecedor. Las seis habitaciones de la primera planta han sido restauradas con gusto. Los colchones son tan cómodos y las vistas desde la cama tan elevadas, que uno se siente flotar en el cielo. En el exterior, la zona Chill Out permite tomar unos gin-tonics bajo las estrellas, la antigua balsa de riego rodeada de bosque ha sido convertida en la piscina más secreta de la comarca y antiguas dependencias de la masía como el pajar (pallissa) han sido convertidos en románticas suites junior. En el restaurante nos esperan los sabores más intensos del mar y la montaña: embutidos de la comarca, bacalao con samfaina y mongetes del Ganxet, canelón de pollo de corral, crema de espárragos con langostinos, rodaballo con verduras… Todo regado con una amplia variedad de vinos de la zona. Y por la mañana, un desayuno completísimo frente a  grandes ventanales con las mejores vistas.

Tal vez la cualidad más extraordinaria de este hotel sea la sensación de aislamiento que se tiene en él. El Montseny alberga rincones sorprendentes, pero independientemente de lo inspiradores que resulten, siempre hay alguien alrededor para recordarte que no estás tan lejos de la ciudad. Pero hasta aquí, pocos llegan. Hablar de regreso a la naturaleza puede parecer un tópico, pero en Can Cuch es una realidad.

Restaurante del hotel Can Cuch -Ò. Marin

Restaurante del hotel Can Cuch -Ò. Marin

El Sui y La Calma, dos habitaciones independientes junto a la masía - Ò.Marín

El Sui y La Calma, dos habitaciones independientes junto a la masía – Ò.Marín

Vistas desde la habitación Vallès - Ò.Marín

Vistas desde la habitación Vallès – Ò.Marín

Habitación Vallès del hotel Can Cuch - Ò.Marín

Habitación Vallès del hotel Can Cuch – Ò.Marín

'Amenities' de baño en el hotel Can Cuch-Ò. Marin

‘Amenities’ de baño en el hotel Can Cuch-Ò. Marin

Puesta de sol sobre la piscina de Can Cuch - Ò.Marín

Puesta de sol sobre la piscina de Can Cuch – Ò.Marín

Òscar Marín

http://blogs.descobrir.cat/elplaerdeviatjar/

Òscar Marín

Author: Òscar Marín

Periodista especializado en viajes, he trabajado en revistas como 'Altaïr', 'Nat' y 'Lonely Planet Magazine'. Escribo el blog de viajes ‘El plaer de viatjar’ (http://blogs.descobrir.cat/elplaerdeviatjar) y soy redactor de la revista ‘Descobrir’. También he participado en el blog de la Agencia Catalana de Turismo y he colaborado en programas de radio, diarios y revistas recomendando mis propuestas viajeras. Soy autor de dos guías turísticas sobre Catalunya. El lugar favorito para perderme es París, la ciudad donde suelo refugiarme. También cerca del mar, en la costa catalana.

Share This Post On

Submit a Comment