Ponerse a dieta… Mental

Muchos son los que hablan de la importancia de la dieta para la salud, refiriéndose a una dieta alimentaria, pero hoyRusticae yo quisiera hablar de otro tipo de dieta de la que se habla poco, la mental.

El planteamiento de base es que la persona es lo que piensa: el alimento de tu cerebro son los pensamientos y sentimientos que albergas, de modo que puedes elegir qué tipo de pensamiento vas a tener, si vas a tener una actitud positiva o negativa. Lo difícil es entrenarte para saber escoger el tema de tu pensamiento y el tono de tus emociones.
Es una dieta que bien llevada puede mejorar tu calidad de vida. Si te interesa el planteamiento puedes seguir leyendo.

Hace algunas semanas, ojeando una revista de esas de pensamiento alternativo que te encuentras en herbolarios y centros de yoga, me llamó la atención un artículo que hablaba del tema. Normalmente si alguien me lo hubiese mencionado lo habría desestimado y tachado de invención de algún charlatán.  Pero el caso es que por alguna razón la idea me atrajo. La verdad es que hice la prueba y parece que me funciona.

La dieta mental consiste en eliminar de tu mente todos lo pensamientos y sentimientos negativos que tiene una persona normal a lo largo del día, muchos de ellos originados por la envidia, el prejuicio, y el afán competitivo. Ejemplos de ello son el despecho, la condenación de otros o la auto-condenación o cualquier pensamiento de enfermedad o accidente. Estos pensamientos deben sustituirse por otros positivos. No es fácil, evidentemente.

El entrenamiento consiste en una semana de dieta, de modo que cada vez que identifiques que en tu mente afloran pensamientos negativos, te deshagas de ellos con la misma contundencia y rapidez con la que reaccionarías si estuvieras sentado junto a una chimenea y te salpicara un ascua. En ese caso de un veloz manotazo nos sacudiríamos el objeto ardiendo, ya que de no hacerlo traspasaría nuestro jersey, la camisa, e incluso podría quemarnos la piel. A mi me parece una metáfora bonita del efecto que tienen los pensamientos negativos en nuestro cerebro. Cuanto más tiempo permanecen más se enquistan y peores efectos tienen en nuestra actitud en la vida.

Esta disciplina es muy fuerte y no se puede mantener por mucho tiempo, pero te sorprenderá que después de una semana tu mente puede asumir ese hábito de pensamiento positivo. Quizás esta dieta pueda cambiar las condiciones de tu vida haciéndote más optimista y constructivo.

Dieta MentalCada uno debe intentar pensar en aquellas cosas que le hacen feliz: un paisaje, las plantas, los hijos, un viaje, una persona, una canción, etc. Si estoy paseando o en un espacio cerrado yo procuro fijar mi mente en un objeto cercano: un árbol al que intento identificar por la forma de sus hojas o el color de su tronco, la fachada de un edificio, el marco de un cuadro o una foto, cualquier cosa que tenga cerca que aparentemente es insignificante, pero que cumple la función de distraer la mente.

Si después de leer este artículo piensas que soy un charlatán que habla sin saber, puede que tengas razón. Aunque si haces el experimento puede que te lleves una sorpresa.¿Quién sabe?. A mí de momento me está funcionando, pero si me preguntas dentro de un par de meses igual me he olvidado de ello para mi desgracia. ¡Ojalá que no!

Rusticae

Author: Rusticae

Share This Post On

2 Comments

  1. Gracias por tus palabras Jose Antonio

    Me parece un elemento muy potente el que propones, sobre todo porque el perdón implica centrarse en lo verdaderamente importante, el presente, y liberarse de los pensamientos negativos del pasado y futuro.

    Yo creo bastante en estas cosas, probablemente influenciado por la práctica del yoga en los últimos 9 años, que de alguna forma te ayuda a enfocar la mente. Pero lo que más me ha conmovido en los últimos meses es la lectura del libro «El poder del ahora», de Eckhart Tolle (Gaia Ediciones), que destaca la importancia de cierto estado de conciencia que libera nuestro ser de nuestra propia mente, con la que identificamos nuestro falso yo, el ego, como sustituto del verdadero yo arraigado en el Ser.

    Si sómos capaces de observar a nuestra mente, tenemos un gran camino ganado, de forma que podríamos dirigir nuestros pensamientos. Esto entronca con la dieta mental.

    Todo esto está muy bien explicado en el libro, que desde luego es muy entretenido y a más de uno le ayudará a entender sus problemas y a ponerse en marcha para solucionarlos.

    Un abrazo
    Miguel

  2. bravísimo miguel:….

    que mis mayores deseos de prosperidad te llenen de bienestar en este maravilloso 2010, podemos seguir con la dieta todo el año, que te parece si añadimos como ingrediente poderoso el perdón?…si lo deseas podemos ponernos en contacto y hacer meditaciones, te aseguro que es fabuloso poder contribuir al cambio de conciencia en nuestra vida…

    creo que tenemos el poder para hacer de nuestra existencia una maravillosa experiencia de vida… nos lo merecemos!!!

    un abrazo
    jose antonio

Submit a Comment