Puro Chile

Una vez me preguntaron qué era Chile para mí. Sin pensar contesté que era como la vida misma. Puro contraste. Como el frio y el calor, como el amor y el odio. Extremos que no se tocan pero se acercan. Y en ese caminar, la serenidad de sus valles y lagos, la inmensidad de su océano y sus vertiginosas cumbres. Así podría ser Chile. Así  es Chile para mí.

Fotografía de Pía Vergara, Chile.

Fotografía de Pía Vergara

“Quise parar el tiempo en aquel preciso momento, en el que el cielo y la tierra pactaron regalarme el más bello atardecer”. Leí en algún lugar que los detalles no son simplemente detalles, sino la esencia de las cosas. Asombrarse de la majestuosidad de la naturaleza en  un territorio al que te asomas por primera vez es casi predecible. Pero sorprenderse una y otra vez, sin llegarse a acostumbrar de la belleza de una tierra, es una transgresión visual al romanticismo más puro.

Y sin más motivo inicié mi viaje con un único objetivo, o mejor dicho, con dos. El primero, que Chile formara parte de mi vida. El segundo objetivo, el de mi cámara, para que la memoria se apoyara en cientos de momentos plasmados a color o en blanco y negro.

Fotografía de Pía Vergara, Chile.

Fotografía de Pía Vergara.

La Patagonia me recibió con luces  y sombras, con el maravilloso Campo Santo de Punta Arenas, con la carretera austral haciéndome vibrar, con el viento en la cara en Puerto Natales. Un café tras unos grandes ventanales, una chimenea encendida y muchos pensamientos acompañando una sonrisa acomodada en el vértice de los labios.

Quise recorrerlo todo. Cámara en mano y preparado para el camino, me perdí en la inmensidad del parque Torres del Paine.  Anduve cerros y senderos, olí la naturaleza, toqué la tierra y fotografié cada momento. Un disparo tras otro, superado por mi capacidad de retratar tanta belleza. Intenté recordar cada una de las palabras de mi amiga Pía Vergara, de cómo enfocar,  de  medir la luz, la distancia, pero sobretodo recordé su frase “tendrás que volver”. Y así lo hice durante tres inolvidables días.

Fotografía de Pía Vergara, Chile.

Fotografía de Pía Vergara.

 

Disfrute de sus gentes y su hospitalidad. Recorrí kilómetros de tranquilidad, degusté la gastronomía del lugar, dejándome sorprender por el imponente edificio que alberga el restaurante del Hotel The Singular. Y cada noche observé un cielo regado de estrellas desde el Hotel Altiplánico. Y es que todo viaje merece un buen descanso.

Regresé con la mirada puesta en el retrovisor, apurando los últimos rayos de sol antes de volver a la cosmopolita Santiago. Y con los dos objetivos cumplidos: un trozo de Chile ya la sentía propia y la memoria de mi cámara ansiosa de ser descargada.

Fotografía de Pía Vergara, Chile.

Fotografía de Pía Vergara.

 

Queda mucho camino por recorrer. El desierto, la cordillera, los lagos, las viñas, el mar, pueblos y ciudades. Mucha historia que atender y entender. Y lo mejor, muchos amigos a quien contar. Gracias Pía por iluminarme en este viaje al Sur. Nos vemos en el próximo.

Fotografía de Pía Vergara, Chile

Fotografía de Pía Vergara.

 

Texto: Pablo Granell

Fotografías: Pía Vergara

 

Pablo Granell

Author: Pablo Granell

Pablo Granell es CEO de Rusticae Latinomérica desde 2013. Este Experto en Consultoría Turística es un viajero empedernido y además escribe de maravilla, por lo que le hemos "captado" como corresponsal para Chile y Latinoamérica de nuestro blog para que periódicamente nos envíe sus posts que, seguro esperaremos impacientes.

Share This Post On

2 Comments

  1. Simplemente nuestro Chile.
    Hermoso, desbordante y a la vez quieta belleza.
    Me emociona cada m2 de su naturaleza y sus cielos.

    Notables quienes construyen encantadores refugios inmersos en nuestra naturaleza, siendo testimonio de tanta belleza.

    A recorrer y disfrutarlos!

  2. Y como ya bien lo dijo Alonso Ercilla y Zuñiga: “…Chile, fértil provincia y señalada
    en la región Antártica famosa,
    de remotas naciones respetada
    por fuerte, principal y poderosa;
    la gente que produce es tan granada,
    tan soberbia, gallarda y belicosa,
    que no ha sido por rey jamás regida
    ni a extranjero dominio sometida.”
    El señor Granell lo comenta con poesía y sus atributos de viajante del mundo y de mucho tiempo, de sus años de experiencia. Me gustó, bueno no debe ser de extrañar y es que Chile nos puede hacer poetas, guerreros, Araucanos, artesanos y sobre todo amantes de sus paisajes bellos de la lozanía del sur, áspero, seco, naranja y sediento norte. Pero en todos sus perfiles, encontramos con su gente, con sus polvorientos hombres de la tierra y también con aquellos arañados y mojados hombres del Pacifico. Su mujer morena y de baja estatura de piernas cortas, buena madre, cocinera y trabajadora de la casa y también de sus tierras. Chile señores sin duda un país para no pasar por alto. Bellezas que ensordecen, bellezas que enmudecen, alturas que te quitan el aliento, geyser que calientan y grandes hielos que congelan los suspiros. Chile realmente es Chile Lindo!!! Viva Chile MierdA…

Submit a Comment