Rusticae de puerto en puerto: País Vasco y Cantabria

De puerto en puertoEn esta primera parada de nuestro trayecto por las costas de la Península, descubriremos cada uno de nuestros hoteles con encanto, que tienen la suerte de disfrutar de la costa Cantábrica a pocos metros.

Y no hay mejor lugar para empezar un recorrido como este, de puerto a puerto, que la parte más oriental de la costa guipuzcoana, justo en la frontera con Francia de la que sólo nos separa el agua del río Bidasoa. Aquí en Hondarribia nos encontramos con el Hotel Río Bidasoa, situado entre el río, la playa y el casco histórico de la ciudad. Un lugar perfecto, que cuenta con un precioso parque con árboles catalogados que separa la calle principal del hotel y su jardín, lo que desde las habitaciones da la sensación de estar alojados en un gran espacio verde, que por la noche es rumor de mar.

Continuando por la costa guipuzcoana y dejando atrás San Sebastián llegamos a Getaria. Allí nos encontramos con el Hotel Iturregi, un caserío de diseño construido entre viñas y con vistas al Cantábrico y a los montes cercanos a la villa, sin duda un lugar donde poder desconectar, perderse y tomarse un tiempo para despertarse tarde, pasear por el campo, los acantilados o las playas cercanas.

Unos kilómetros más allá, y adentrándonos ya en Vizcaya, llegamos a Lekeitio, a orillas la ría del Lea, destino turístico de aquellos con solera, que se abre al mar a través de sus dos playas, adornadas con la Isla de San Nicolás a la que se puede acceder a pié cuando la marea lo permite. En esta villa marinera nos encontramos con el Hotel Zubieta, al que se accede a través de un arco de piedra y un paseo de bambúes, tras el que se puede descubrir un edificio de finales del XVIII, en su día las caballerizas del Palacio de Zubieta.

De puerto en puertoBordeando la costa cantábrica vizcaína y acercándonos ya a Bilbao, llegamos al puerto pesquero de Armintza. Allí, sobre una colina cercana, nos encontramos con el Hotel Arresi, desde el que podremos disfrutar de unas fantásticas vistas del mar Cantábrico y de la costa de Vizcaya.

Y para terminar nuestra primera etapa por las costas cantábricas de la Península, prolongamos nuestro viaje hasta Cantabria, casi llegando a Santander, para poder disfrutar del Hotel La Casona de Suesa. Situado a sólo cinco minutos de la playa, se trata de un lugar ideal junto al mar, aunque manteniendo aún la esencia de un pueblo montañés –que no de montaña-, lo que nos brinda la posibilidad de disfrutar al tiempo del interior y de la costa Cantábrica.

La siguiente parada de nuestra ruta nos acercará a la costa Asturiana, un paraíso más allá de lo terrestre.

Share This Post On

Trackbacks/Pingbacks

  1. Rusticae de puerto en puerto: Baleares : Mundo Rusticae - [...] hasta aquí nuestro puerto en puerto. Desde que comenzásemos nuestro recorrido en País Vasco y Cantabria, pasando por Asturias,…

Submit a Comment