Toscana y los toscanos

toscana3La Toscana es de esos pocos lugares en el mundo que resultan exactamente iguales a como uno se lo había imaginado. Y es seguramente en primavera donde alcanza su máximo esplendor, tal y como Boticelli plasmo en su celebre “Primavera degli Uffizi”.

Mi primer viaje a Toscana, fue en la primavera del 2005 mientras estudiaba en Milán.
Mapa en mano, nos decidimos por una de sus zonas mas seductoras, por la Via Chiantigiana (hoy la S.222) que va desde Florencia hasta Siena y atraviesa el Chianti Clásico, menos turístico y mas auténtico, lleno de paisajes maravillosos, de atardeceres increíbles,  de historia, de abadías, de casas de campo, de enotecas, de burgos medievales, de ondeantes colinas…

Perderte en un paisaje de tan impresionante belleza es un lujo para los cinco sentidos…porque la Toscana se siente, se toca, se huele, se saborea, y se bebe por todos sus  costados.
Para quien ame el vino (no hacerlo es un peccato Mortale!), imprescindible visitar  Gaiole in Chianti, donde se concentran las mas renombradas cantinas productoras de “Chianti Classico”, Castello di Brolio, Castello di Meleto, Castello di Terrazzano y  Villa di Vignamaggio, donde “se dice” vivió la famosa Monna Lisa di Giocondo inmortalizada por Leonardo da Vinci.

Los toscanos son gente afable, divertida y generosa. Viven la vida a otro ritmo, sin “pausa pero sin prisa”, orgullosos de su tierra, de su cultura y sus costumbres.

La verdad es que no puedo pensar en aquel viaje sin recordar un episodio que nos hizo reír durante el resto de las vacaciones y que demuestra una vez mas cuánto dos culturas pueden ser diferentes.

Estábamos paseando por San Gimignano (maravilloso pueblo medieval que se divisa desde cualquier punto de la valle d’Elsa gracias a  sus celebres torres), no recuerdo bien la hora pero en Italia cualquier momento es bueno para tomar un aperitivo.

Al final de la calle principal, justo antes de llegar a la plaza del pueblo descubrimos un bar estupendo de esos donde uno se sienta y ve pasar a la gente. Antes de  haber puesto un pie dentro del local el propietario nos miró con cara de “estoy cerrando y  no tengo ninguna intención de hacer una excepción”. Menos mal que mi marido (italiano por los cuatro costados y  rufián donde los haya) sale con un “venimos especialmente recomendados por Dino, nos ha dicho que tenéis la mejor selección de vinos de toda la zona”. (Dino, Marco, Lucca… hubiera dado igual el nombre, lo importante es que nos sirviera algo de comer y por su puesto de beber).

Obviamente, ¿quien se metía a discutir con nosotros ante tan rotunda afirmación? Así que allá que nos acomodamos,  mi marido con la risa floja y yo roja como un “pomodoro”.
En la mesa de al lado,  había una pareja que, a juzgar por el atuendo, no podía sino ser americana.

Cuando el dueño salió con dos vasos de vino, miró a la pareja diciendo:

– Mi dispiace ma è chiuso (lo siento pero está cerrado)
– ???
– CHI-U-SO, CLOSSSSTTT. Capito??

La señora muy enfadada, señalándonos, le pregunta por qué si habíamos llegado después que ellos nos había toscana4atendido.
Viendo que no había manera de convencer al toscano decidieron marcharse, o eso pensamos. Hasta que 5 minutos después vemos a la señora (de considerables dimensiones) subir la cuesta hecha una furia  y agitando  un folio en la mano.

– I’VE REPORTED YOU!!!

Entregándole  una carta “de reclamación”.
 
– AHHHHH MY FRRRRIEND THIS IS ITALY!!!

Os podéis imaginar lo que el toscano, propietario de aquel local desde hacia generaciones  pudo hacer con la carta…

Seguramente razón no le faltaba a la señora, pero la situación era demasiado cómica.

Efectivamente así es Italia, un país de opereta como decía mi padre…pero único donde los haya.

 

P.D. En Italia no existe libro de reclamaciones…

Rusticae

Author: Rusticae

Share This Post On

2 Comments

  1. umm Gracias Carlos, recibir un cumplido el primer dia de trabajo es sin duda un gran aliciente 😉

    ya de vuelta de unas vacaciones en Toscana esta vez en la Maremma…
    EL propietario del hotel un ex-manager milanes de nombre Carlo harto de la ciudad y del estres que un buen dia decidio dejarlo todo y trasladarse a esta maravillosa tierra…

    te imaginas??
    Buona giornata Sr. Toscano!!

  2. muchas gracias por esos comentarios sobre los toscanos

    y qué bella es quie eso escribe

    Carlos José Toscano

Submit a Comment