Un paseo a caballo en primavera

Entorno natural donde está ubicado El Hotelito en Navaluenga (Ávila).

Entorno natural donde está ubicado El Hotelito en Navaluenga (Ávila).

La primavera ha venido para quedarse. Los días son más largos y el sol brilla con más fuera aún, los campos empiezan a teñirse de colores intensos y de tonalidades que ya habíamos olvidado; y nuestro ánimo se eleva hasta un cielo ya casi siempre despejado de nubes. Con este nuevo paisaje, nos apetece más que nunca escaparnos de la ciudad y disfrutar del campo y de la naturaleza al estilo Rusticae y en la mejor de las compañías.

Exterior y terraza de El Hotelito de Navaluenga.

Exterior y terraza de El Hotelito de Navaluenga.

Para que esto pueda ser así, El Hotelito, un hotel Rusticae con mucho encanto situado en la localidad abulense de Navaluenga, nos ofrece el plan perfecto gracias a su Centro Hípico. “Hotel con encanto + Clases de Equitación” ésta es la fórmula que nos sugieren para una escapada de fin de semana a este hotel en Ávila.  Para principiantes,  para ya iniciados e incluso para los que simplemente sienten curiosidad por el mundo del caballo y quieren disfrutar en esta primavera de una experiencia auténtica.

El entorno en el que se sitúa El Hotelito invita sin duda a exprimir todo lo que la naturaleza ofrece. Junto al curso alto del Alberche y al Pantano del Burguillo, esta zona es perfecta para los amantes de la pesca, pero también para practicar cualquier otra actividad al aire libre, senderismo, paseos en bici, golf o deportes de aventura. Pero también este rincón de la provincia de Ávila es ideal para los que simplemente quieren escaparse al campo, tumbarse en la hierba y disfrutar de campos verdes y de cielos azul intenso.

Habitación con terraza en El Hotelito.

Habitación con terraza en El Hotelito.

Abierto al paisaje, la mayor parte de las doce habitaciones de El Hotelito, cuentan con terraza o con jardín privado para disfrutar aún más de las vistas a la sierra y del campo. Su decoración es luminosa, relajante gracias a sus colores claros y a la luz que entra a raudales por sus ventanas. Sin excesos pero con todo lo necesario para que nuestra estancia sea confortable.

Biblioteca con vistas al campo.

Biblioteca con vistas al campo.

Y su rincón más acogedor sin duda es la biblioteca con su encantadora chimenea, pero en estos momentos la terraza rodeada de bambú negro que susurra con la brisa, es perfecta para el relax, la copa y la conversación. 

Atención personalizada, amor por la naturaleza y pasión por los animales (se acepta desde un canario, hasta un caballo) son en definitiva los ingredientes con los que se ha cocinado este proyecto de hotel con encanto que es hoy una realidad lista para que todos podamos disfrutarla y compartirla.

Author: Maria López

Soy una apasionada de la historia, de los viajes, y de los buenos relatos. Trabajo en Rusticae hace 10 años y lo que más me gusta de nuestros hoteles es que están hechos para hacer felices a quienes se alojan en ellos . Mi trabajo ahora es compartir con vosotros cómo es el "Universo Rusticae", cómo es el lado más bueno y bello de la vida.

Share This Post On

Submit a Comment