Una estancia ‘slow’ en Mas Mariassa

Muchos hoteles desarrollan un papel importante en la preservación de la arquitectura rural y de los paisajes. Al haber sido convertidos en lugares para vivir y disfrutar, han sido rescatados de su destrucción y han atraído visitantes que a buen seguro no hubiesen descubierto este entorno sin el gancho de un buen hotel. Es el caso del Mas Mariassa, a las afueras de Pratdip, en el interior de la Costa Dorada. La pareja que adquirió esta propiedad, conservó y rehabilitó la vieja masía abandonada, dándole una nueva vida y convirtiéndola en pocos años en uno de los hoteles rurales más atractivos de la comarca.

El jardín del Mas Mariassa dispone de varias zonas de reposo - Ò.Marín

El jardín del Mas Mariassa – Ò. Marín

Cerca del Mas Mariassa se puede visitar el pueblo de Pratdip - Ò.Marín

El pueblo de Pratdip se encuentra cerca del Mas Mariassa – Ó. Marín

Todos los elementos de su arquitectura, diseño, comida y servicio se integran perfectamente en el entorno rural y han sido pensados para crear un retiro relajante y enriquecedor. La sorprendente ubicación del Mas Mariassa y la buena atención han hecho que el hotel adquiera un cierto estatus de oasis que los propietarios están dispuestos a preservar a toda costa. No es raro que algunos personajes famosos, entre los que se cuentan actores y futbolistas, opten por escaparse a menudo a este rincón apartado del bullicio costero.

Doble superior con piscina - Ò.Marín

Habitación doble superior del Mas Mariassa – Ò. Marín

El hecho de que el alojamiento sea pequeño (tan solo siete habitaciones) favorece la intimidad y la interacción entre los viajeros. El concepto slow encaja perfectamente con la filosofía de este hotel. En ello tiene mucho que ver la gastronomía: durante la cena podemos saborear bonito fresco del puerto de Tarragona, ternera de proximidad de primera categoría y la típica clotxa de los payeses de las tierras del Ebro, un plato simple y sabroso que consta de tomate y cebolla asados, arenque y aceite de oliva virgen extra.

Salón con chimenea del Mas Mariassa - Ò.Marín

Salón con chimenea del Mas Mariassa – Ò. Marín

En el corazón de la sierra de Llaberia no caben las prisas. El canto de los pájaros y el horizonte de bosques y campos de olivos nos conectan con lo más esencial de la vida. Cuando el tiempo lo permite, la pequeña piscina abierta al cielo, rodeada de árboles, ofrece un lugar ideal para romper con agendas y relojes. Con la sierra frente a nosotros, el Mas Mariassa es la base perfecta para descubrir las llamadas Montañas de la Costa Dorada, un secreto muy bien guardado a pocos kilómetros de las playas de arena que han dado fama al sur de Catalunya.

Zona chill-out en el jardín - Ò.Marín

Zona chill-out en el jardín de Mas Mariassa – Ò. Marín

Piscina y terraza de verano - Ò.Marín

Piscina y terraza de verano del Mas Mariassa – Ò. Marín

 

Òscar Marín

http://blogs.descobrir.cat/elplaerdeviatjar/

Òscar Marín

Author: Òscar Marín

Periodista especializado en viajes, he trabajado en revistas como 'Altaïr', 'Nat' y 'Lonely Planet Magazine'. Escribo el blog de viajes ‘El plaer de viatjar’ (http://blogs.descobrir.cat/elplaerdeviatjar) y soy redactor de la revista ‘Descobrir’. También he participado en el blog de la Agencia Catalana de Turismo y he colaborado en programas de radio, diarios y revistas recomendando mis propuestas viajeras. Soy autor de dos guías turísticas sobre Catalunya. El lugar favorito para perderme es París, la ciudad donde suelo refugiarme. También cerca del mar, en la costa catalana.

Share This Post On

Submit a Comment