Una pastelería en Tokio

Empezar el año viendo una película tan especial como «Una pastelería en Tokio» te da mucha alegría. Hacía tiempo que no veía una historia contada con tanta delicadeza en tan pocas palabras. Pura poesía en la pantalla. 3 personajes que confluyen en una pastelería de Tokio dónde se sirve un dulce típico, el “dorayaki”, 3 vidas tan diferentes con sus heridas abiertas del pasado y 3 almas que se encuentran para salir fortalecidas. El eje central de la historia es una mujer anciana que de pequeña sufrió lepra y que consigue que el jefe de la pastelería la contrate para elaborar el relleno de pasta de judías rojas dulces. El dulce es la anciana, a la que quieres con locura al final de la cinta. Con los cerezos en flor de la calle como telón de fondo simbolizando la propia vida y unos personajes tan normales que te atrapan, la película, cargada de una sencilla espiritualidad no te deja indiferente muchas horas después de los títulos de crédito. Todavía está en los cines Renoir pero habrá que darse prisa.

 

pasteleria en tokio

 

 

Author: Isabel

Socia Fundadora de Rusticae

Share This Post On

Submit a Comment